La vaca.

Hoy quiero compartir un cuento que me han explicado...

"La Vaca"

Hace muchos muchos años, en un monasterio chino vivía un aspirante a monje con muchos deseos de aprender. Un día, su maestro le dijo que iban a viajar, el aspirante muy ilusionado se preparó para ello, estuvieron andando unos cuantos días y finalmente llegaron a un pueblo dónde vivía una familia muy humilde en una cabaña. Les pidieron alojamiento y comida y la humilde familia les acogió y compartieron con ellos lo que tenían.

"El aspirante a monje les preguntó que cómo subsistian con lo que el cabeza de familia le contestó: pues.."tenemos una vaca”. El aspirante le miró con interrogación mientras el hombre le explicaba... ” La vaca nos da todo lo que necesitamos, nos da leche, nos da queso que luego cambiamos por otra comida, y así vamos tirando”.

Por la noche, el monje le dijo al aspirante: ” ahora, cuando estén dormidos, tiraras la vaca por el barranco” . El aspirante asombrado contestó ... ” pero, ¿cómo voy a hacer eso? La vaca es lo único que tienen y es su sustento! “. El monje no dijo nada, se dió la vuelta y se fué.

El aspirante estuvo mucho tiempo pensando qué debía hacer, y como respetaba mucho a su maestro, fué a buscar a la vaca y la espantó para que se fuera. Luego le entró tanta culpabilidad que se fué y no volvió al monasterio. Pasó días viajando y pensando en la pobre familia que se había quedado sin su sustento principal. Siguió viajando y pensando y decidió trabajar y ahorrar para algún día comprarles una vaca. Se sentía muy culpable.

Al cabo de unos años, después de trabajar duramente y reunir el dinero para comprar la vaca, el aspirante volvió al pueblo. Se acercó a donde estaba la humilde casa y vio un coqueto hotel, rodeado de un gran huerto, un lago y patos nadando en él. Se acercó al hombre que estaba sentado en la entrada y preguntó ” Perdone, ¿ aquí vivía una familia muy humilde hace unos años que tenían una vaca?” El hombre le miró y dijo, ” Si si, somos nosotros”. El aspirante lo miró y dijo “pero..cómo han prosperado tanto ?”. El señor le dijo ” Pues mire, un día, la vaca de la que vivíamos desapareció, al principio nos preocupamos mucho, ¿ de qué íbamos a vivir? y entonces tuvimos que pensar. Vimos que nuestra tierra era muy buena para plantar verduras, y pusimos un huerto que floreció y dio frutos en seguida. Con las verduras hicimos intercambio por otros alimentos, y el resto las vendimos. Con el dinero que ganamos compramos algo de ganado, y los vendíamos, y con ese dinero pudimos ampliar la casa y alquilar habitaciones y ... ¡ya vé, ahora tenemos el único hotel de la ciudad!

Súbete aquí y pedalea.

Ya veis .. ¡a veces es necesario tirar la vaca por el barranco! El problema es identificar la vaca. En mi caso, y en el de muchas personas que conozco la vaca estaba tan cerca que no la veían, porque estaban sentados encima de ella.

¿Sabes que la vaca del S.XXI podría ser tu coche? ¿has valorado realmente los pros y los contras de ser el propietario de un vehículo a motor en la actualidad y con las alternativas que tenemos?, quizás tu vida gira entorno a tu coche: el seguro, las facturas, el aparcamiento, esa dependencia y falsa sensación de libertad que quizás te impiden prosperar y salir de tu zona de confort.

La Bicicleta es una potente herramienta que te dará el equilibrio necesario para un desarrollo personal pleno, y perderás el miedo a tirar “la vaca” por el barranco.

Quiero que esta historia contribuya a inspirarte para que empieces una revolución tranquila sobre movilidad y crecimiento personal. Recuerda que..."Cómo nos movemos por el mundo es un reflejo de quién realmente somos". Esto es lo que siento y es lo que me mueve...

Sabaticrab

View posts by Sabaticrab
Biciactivismo y otras cosas... Con mi filosofía trato de inspirar y de concienciar a las personas sobre "cómo nos movemos por el mundo es un reflejo de quién realmente somos". Esto es lo que siento y es lo que me mueve... https://sabaticrab.com

4 Comments

  1. Txiki Vargas
    febrero 10, 2018

    Muy buena historia para reflexionar sobre todo aquello que nos encadena, y el vehículo privado es uno de ellos. Quizás la solución te hace la vida algo más… entretenida ¿Porque no? Buen post.

    Responder
    1. Sabaticrab
      febrero 11, 2018

      ¡Gracias!

      Responder
  2. borjamaestrogarcia@gmail.com
    febrero 11, 2018

    Después de leer este cuento y, prestar un poco de atención a su mensaje, me pareció razonable expresar mi conformidad con él y, si se me permite, quisiera lanzar unas cuestiones relacionadas al trasfondo de la historia. Como bien dice, la vaca, en muchas ocasiones se nos hace invisible, dado que estamos encima de ella o no queremos ser conscientes de su existencia, ya sea por el apego que se le tiene o por el más que discutible “qué dirán”. Cómo podríamos percatarnos de que “tenemos una vaca”? y,, de que manera podríamos decirle ese “adiós liberador” sabiendo de la existencia del animal?

    En mi corta experiencia de “concienciación” me resultó útil sentirme parte del planeta, sentir que él sin mí puede vivir pero no yo sin él. “Un paso que tomar es un paso a dejar de tomar”

    Responder
    1. Sabaticrab
      febrero 11, 2018

      Nunca es cómodo salir de la zona de confort, pero al menos ser consciente de que estoy en ella y poder decidir… yo me di cuenta de que vivía para el coche a través de la bicicleta, he tomado mi decisión y ahora siento que soy yo quien tiene las riendas de mi vida y eso me da la oportunidad de vivirla como una aventura. ¡Y sienta genial!

      Responder

Deja un comentario. Enriquecen el blog. ;-)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to top
A %d blogueros les gusta esto: